Cómo atraer financiamiento para gestión sostenible de bosques y REDD+: expertos de 12 países debatieron en Panamá

11 Jul 2017

América Latina pierde cada año 2,18 millones de hectáreas de bosques. A nivel mundial, desde 1990 han desaparecido 129 millones de hectáreas. Su pérdida tiene importantes consecuencias ambientales y sociales. 


Se estima que 1,6 mil millones de personas en todo el mundo dependen de los bosques para su subsistencia. La deforestación y degradación forestal suponen alrededor de 17% de todas las emisiones de carbono, más que todo el sector del transporte y sólo por detrás del energético. 


Representantes de gobiernos y expertos de doce países de América Latina se reunieron el 11 y 12 de julio en Ciudad de Panamá, Panamá, para debatir cómo aumentar el financiamiento para una gestión forestal sostenible que permita aprovechar los bosques sin deforestarlos.


El taller “Estrategias de financiamiento para gestión forestal sostenible y REDD+” está organizado por ONU REDD,  el programa de colaboración de las Naciones Unidas para reducir las emisiones de la deforestación y la degradación de bosques, junto con el Foro de Naciones Unidas sobre los Bosques y la Oficina Federal del Medio Ambiente de Suiza. 


“Es necesario destinar más recursos a la lucha contra la deforestación. Invertir en una gestión forestal sostenible permite que los ecosistemas se mantengan sanos y proporcionen bienes y servicios esenciales. Además contribuye a la reducción de las emisiones de carbono y, por lo tanto, a la lucha contra el cambio climático”, señaló Gabriel Labbate, Oficial Superior de Programas de ONU REDD.


Se calcula que, en todo el mundo, se necesitan entre 70 mil millones y 160 mil millones de dólares estadounidenses anuales para gestionar los bosques de forma sostenible, según un estudio de 2012 del Foro de Naciones Unidas sobre los Bosques y la Asociación de colaboración en materia de bosques. Sólo para reducir a la mitad la deforestación a nivel mundial en 2020, se requieren entre 20 y 40 mil millones de dólares cada año.

 

"Muchos países, incluyendo en América Latina, no cuentan con los medios financieros para implementar una gestión forestal sostenible y REDD+, ya que pueden ser costosos en un principio. Pero los recursos están ahí, solo necesitamos saber dónde están y cómo acceder a ellos. Este taller pretende hacer justamente eso: tender puentes entre las fuentes de financiamiento y los países mediante el intercambio de información y experiencias”, explicó Ben Singer, Oficial de Desarrollo Sostenible del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques.

 

 
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico estima que la Ayuda Oficial al Desarrollo para el sector forestal mundial entre 2006 y 2015 fue de 600 millones de dólares anuales. 


Los desembolsos de este tipo de ayuda se han incrementado en los últimos años, sobre todo para financiar REDD+, el mecanismo desarrollado por las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático para reducir las emisiones de carbono que producen la deforestación y degradación de los bosques. Entre el período de 2002 a 2004 y el período 2008 a 2010, la financiación multilateral y bilateral para bosques aumentó alrededor de 125%.


El objetivo de REDD+ es que los países en desarrollo reduzcan las emisiones e inviertan en alternativas económicas de baja emisión de carbono, como el fortalecimiento de la capacidad de gestión forestal comunitaria o la puesta en valor de los servicios ambientales de los bosques. Los países que lleven a cabo acciones para reducir emisiones, conservar y manejar de forma sostenible los bosques, e incrementar los reservorios de carbono forestal, recibirán pagos basados en los resultados que obtengan. 


La mayoría del financiamiento para REDD+ procede del sector público, principalmente de gobiernos donantes e instituciones multilaterales. Entre 2009 y 2014, el sector privado contribuyó sólo con 10% del financiamiento para REDD+ en los 13 países de todo el mundo que monitoriza la plataforma REDDX, que se encarga de rastrear los recursos que se comprometen para este programa de la ONU en todo el mundo.


Movilizar más recursos procedentes del sector privado y conseguir que las inversiones en gestión sostenible de bosques sean más atractivas para éste fue uno de los temas en los que se centró el taller en Panamá.


América Latina recibe casi 60% del financiamiento 


De todos los fondos aprobados para REDD+, 21 países de América Latina y el Caribe recibieron 56%, unos 1.053 millones de dólares entre 2008 y 2016. Brasil concentra 69% de todo el financiamiento para la región, según el Climate Funds Update. Le siguen, pero muy por debajo, México, Guyana, Colombia y Perú.


Las instituciones multilaterales y fondos con mayor financiamiento para bosques en la región son la Iniciativa Internacional Noruega para Clima y Bosques, REDD Early Movers, el Programa de Inversión Forestal, el Fondo Amazonía, el Fondo Cooperativo para el Carbono de los Bosques, ONU REDD, el Fondo de Biocarbono, el Fondo para el Medio Ambiente Mundial y el Fondo Verde para el Clima. 


Durante el taller, países de la región expusieron sus experiencias y casos de éxito en estrategias de financiamiento para la gestión sostenible de bosques y el financiamiento de REDD+. Participaron en el evento representantes de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú.

 

Please reload

Recent News
Please reload

Latest Blog Posts
Please reload

This resource is made possible through support from Denmark, Japan, Luxembourg, Norway, Spain, Switzerland and the European Union.

 

© 2019 UN-REDD Programme.  All images used courtesy of license holder or through Creative Commons license.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle
  • Flickr - Grey Circle