• Johan Kieft

Restauración ecológica como herramienta de adaptación y mitigación

Updated: Sep 18, 2020

Experiencias piloto del Programa Nacional ONU-REDD en bosques al sur de Chile.

Los bosques de Chile cubren el 19% del territorio del país, y suponen un valioso tesoro biológico. Chile está realizando grandes esfuerzos para proteger y preservar este tesoro, haciendo frente a las múltiples amenazas para los ecosistemas forestales. En el marco de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV) dirigida por CONAF y en alianza con la FAO, el PNUD y ONU Medio Ambiente, Chile está desarrollando el Programa Nacional ONU-REDD, que aspira a reducir las emisiones derivadas de la pérdida de bosques para contribuir a la lucha global contra el cambio climático, así como contra la desertificación, degradación de tierras y la sequía (DDTS).


Una de las principales intervenciones del Programa Nacional ONU-REDD es la puesta en práctica de diferentes modelos de gestión forestal, que permitan caracterizar y resolver problemas de deforestación y de degradación de la tierra. Algunos de estos modelos piloto incluyen prácticas de restauración ecológica en bosques nativos afectados por incendios forestales o por la presencia de Especies Exóticas Invasoras (EEI).


El primer modelo piloto se centró en la restauración ecológica de territorios y bosques degradados por los castores (Castor canadensis Kuhl) en Tierra del Fuego, en la región de Magallanes. El castor fue introducido en 1946 en Tierra del Fuego, Argentina, para generar recursos económicos mediante el desarrollo de la industria peletera. Sin embargo, ha terminado transformándose en una especie invasora y uno de los mayores agentes de perturbación en los bosques subantárticos, debido a que su dieta se basa principalmente en la corteza de los árboles que talan y a la construcción de diques que inundan áreas de bosque adyacentes generando la muerte de la vegetación.


El modelo piloto llevó a cabo la repoblación de 27 hectáreas con 22 200 plántulas de especies forestales nativas, como Lenga (Nothofagus pumilio) y Coihue de Magallanes (Nothofagus betuloides). Esta experiencia piloto servirá de base para la restauración futura de las más de 23 500 ha que se estiman han sido degradadas por el castor en el territorio chileno de la isla del Tierra de Fuego.


El segundo modelo piloto se realizó en la Reserva Nacional Malleco y el Parque Nacional Tolhuaca de la región de la Araucanía afectadas por incendios forestales durante el año 2015.


Los incendios forestales son uno de los eventos con mayor impacto ecológico, y su aumento durante los últimos años ha alterado profundamente los ecosistemas forestales. El modelo piloto ha logrado reforestar 50 ha de la Región de la Araucanía, con 14 000 individuos de especies arbóreas nativas como Araucaria (Araucaria araucana), Coihue (Nothofagus dombeyi) y Lenga (N. pumilio), bajo un enfoque de protección de cuencas hidrográficas. De manera complementaria se han construido 1,5 kilómetros de cerco para proteger las plántulas de animales herbívoros. Los resultados obtenidos han impulsado una segunda etapa, que involucra al concejo de Longkos (líderes) y cinco comunidades indígenas Mapuches Pehuenches de la región (Mitrauquen, Quinquen, Icalma, Pedregoso y Marimenuco) con el fin de reforestar 150 ha. adicionales con 500 000 semillas de araucaria.








Ambos pilotos han utilizado una estrategia de nucleación como técnica de restauración: se introducen grupos de plantas (núcleo) que se propagan y a largo plazo se integran en el bosque colindante, imitando procesos de sucesión natural. Los resultados preliminares son prometedores con porcentajes de supervivencia significativos: 89% en la experiencia piloto de Magallanes y 62% en la Región de la Araucanía. En este último caso, y de manera suplementaria, se plantaron 720 individuos adicionales con el fin de lograr un porcentaje de supervivencia superior al 65%, que permitirá reactivar el proceso ecológico del área afectada. En ambas regiones se están realizando actividades de seguimiento para evaluar el impacto de las actividades a largo plazo.


Estos modelos de restauración ecológica han permitido mejorar la estrategia de repoblación y generar metodologías para su replicación a mayor escala y con la participación de los actores sociales. El Programa Nacional ONU-REDD+ contribuye así al cumplimiento a los compromisos internacionales contraídos por Chile en materia de cambio climático y biodiversidad, incluyendo la Contribución Nacional Determinada (NDC).

Autor

Ángel Parra

Especialista en inventarios de gases de efecto invernadero y REDD+

REDD+/National Forest Monitoring Cluster, FAO

Angel.ParraAguiar@fao.org















Felipe Saez

Profesional técnico especialista en Restauración Ecológica FAO Chile,para el Programa Nacional ONU REDD+






19 views0 comments

This resource is made possible through support from Denmark, Japan, Luxembourg, Norway, Spain, Switzerland and the European Union.

 

© 2019 UN-REDD Programme.  All images used courtesy of license holder or through Creative Commons license.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle
  • Flickr - Grey Circle