Côte d’Ivoire ¿Cómo financiar la transición hacia la agroforestería?

«Trabajé durante cuatro meses en mi plantación de cacao y gané 300 dólares. Con esto, tendré que vivir durante cuatro meses, hasta que mis árboles de cacao hayan producido otros dos lotes de grano».

Bamba Ibrahim, productor de cacao

Él es Bamba Ibrahim, un productor de cacao de Agboville (Côte d’Ivoire) de 35 años. Creció en una familia de productores de cacao, a la que ayudaba en las labores agrícolas al tiempo que acudía a la escuela. Con 15 años comenzó a dedicarse exclusivamente a la agricultura. En la siguiente fotografía se le ve secando los granos de cacao que le permitirán obtener 150 dólares. Hace unos años habría ganado más, pero el precio del cacao ha disminuido. «Por supuesto, me gustaría tener más tierra, para poder plantar más cacao y obtener más ingresos», afirma Bamba.

Bamba seca granos de cacao

El fracaso de los actuales modelos de producción de cacao

El negocio del chocolate es uno de los mayores del mundo. En 2015 el mercado mundial del cacao tenía un valor aproximado de 100.000 millones de dólares estadounidenses. África Occidental representa el 70% de la producción mundial de cacao, abastecida por pequeños agricultores como Ibrahim. Côte d’Ivoire y Ghana son los mayores productores. En Côte d’Ivoire, la producción y el comercio de cacao representan el 40% de los ingresos de las exportaciones y dan trabajo a 8 millones de personas, lo que supone casi una tercera parte de la población del país.

El principal problema de la producción de cacao en África Occidental es la cantidad y la calidad de la cosecha, que se ha reducido de forma sistemática con los años. Las prácticas de cultivo extensivo se han traducido en una expansión cada vez mayor de la superficie destinada al cacao, el deterioro de la calidad del suelo y la disminución del rendimiento de los cultivos. Esto ha provocado una deforestación a gran escala y el deterioro de la calidad del suelo en Côte d’Ivoire. Desde 1960, más del 80% de los bosques del país han desaparecido. En el pasado, Côte d’Ivoire era un foco mundial de biodiversidad con una enorme riqueza biológica y diversidad de especies; sin embargo, en la actualidad la deforestación ha hecho que esto peligre, ya que los animales están perdiendo rápidamente su último hábitat, incluidos los elefantes, los hipopótamos pigmeos, las ardillas voladoras, los pangolines, los leopardos y los cocodrilos.

Necesidad de financiación para producir chocolate más ecológico

Desde la perspectiva de los pequeños agricultores, los Gobiernos de África Occidental y la industria del cacao, cada vez es más evidente que los aumentos de producción se obtendrán a partir de una intensificación de esta. Son muchas las opciones que podrían garantizar la sostenibilidad y la resiliencia ante el clima, al tiempo que aumentan el rendimiento, a saber, la agricultura climáticamente inteligente, las prácticas de conservación del suelo y la promoción de la agroforestería a escala con vistas a garantizar la producción de cacao con sombra y la rehabilitación del suelo. La forma de racionalizar estas soluciones está estrechamente relacionada con la difusión del conocimiento y la disponibilidad de financiación.

Las dificultades económicas de los pequeños agricultores

La distribución del valor del cacao presenta un importante sesgo a favor de los comerciantes y fabricantes en detrimento de los agricultores. Las cifras son impactantes:

  • El 10% del costo de una tableta de chocolate se destina a la comercialización.

  • El 43% a la venta al por menor y los márgenes de supermercados.

  • Entre el 3,5% y el 6,4% a los cultivadores de África Occidental.

  • La mayoría de los productores de cacao de Côte d’Ivoire ganan aproximadamente 0,54 dólares al día.

En el último año la situación ha empeorado todavía más para los pequeños agricultores. Entre julio de 2016 y marzo de 2017 los precios mundiales del cacao se redujeron en más de un tercio. La mayoría de los pequeños productores de cacao de Côte d’Ivoire se ven atrapados en la pobreza, acosados por la inseguridad alimentaria y no tienen acceso ni a la financiación ni a los conocimientos que les permitirían garantizar el aumento de la productividad.

«El Programa de la ONU para el Medio Ambiente está contribuyendo a desarrollar una producción de cacao sostenible mediante la participación del sector privado y de asociados técnicos, así como animando a los agricultores a que empleen plántulas de gran calidad y técnicas de agroforestería adecuadas para cuidar sus plantaciones. Pero las plántulas y el mantenimiento de las plantaciones cuestan dinero y los pequeños agricultores no disponen de los medios, por lo que necesitamos el respaldo del sector privado y de la industria del chocolate para ayudarles a acceder a los fondos. El programa de la ONU para el Medio Ambiente nos ha ayudado a reunir a los distintos asociados a fin de establecer mecanismos que permitan que el pequeño agricultor pueda acceder a la financiación», señala el coronel Kouamé Ahoulou Ernest, coordinador de la secretaría nacional de REDD+.

Soluciones de financiación sostenible para el cacao que no contribuya a la deforestación

Jean Paul Aka junto a un cacaotero

«En la actualidad, hemos introducido la agroforestería en algunos proyectos piloto, pero si queremos ampliar su escala, es necesario que ayudemos a los productores que trabajan fuera de las cooperativas con acceso a la financiación con vistas a que puedan pasarse a la agroforestería y comprar semillas, además de cubrir las carencias relativas a las pérdidas de ingresos que se generan mientras esperan que las nuevas plantas den cacao. Eso es en lo que estamos trabajando», afirma Jean Paul Aka, especialista nacional en financiación del uso sostenible de la tierra y experto de REDD+. «Hemos comenzado a organizar plataformas en las que reunimos a las cooperativas, los productores de cacao, la cadena de suministro de cacao, los comerciantes, las empresas, el sector forestal, el sector de la fruta y los bancos nacionales e internacionales, ya que uno de los grandes retos pendientes consiste en que, para que los pequeños agricultores puedan acceder a la financiación, deben contar con un título de propiedad sobre las tierras que les permita optar a un préstamo bancario. Sin embargo, obtener dicho título tiene un costo aproximado de 1.400 dólares por hectárea, un importe con el que no cuentan muchos de los agricultores. De esta forma, esperamos que al reunir a los agentes financieros y a la industria del chocolate, puedan desarrollar un mecanismo destinado a ayudar a los agricultores a acceder a la financiación. Soy optimista porque el Gobierno ha prometido aumentar la cubierta forestal hasta el 20% antes de 2040».

En lo que se refiere a Ibrahim, nunca ha comprado ni probado el chocolate. «Con el dinero que tendría que gastar en una tableta de chocolate puedo comprar una bolsa de arroz para alimentar a una familia de siete miembros», comenta.

Autora:

Griet Ingrid Dierckxsens

Africa regional Communications and Knowledge Management specialist

UN-REDD Programme

UN Environment

Nairobi, Kenya

ingrid.dierckxsens@un.org

This resource is made possible through support from Denmark, Japan, Luxembourg, Norway, Spain, Switzerland and the European Union.

 

© 2019 UN-REDD Programme.  All images used courtesy of license holder or through Creative Commons license.

  • Facebook - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle
  • Flickr - Grey Circle